28.8.08

François Truffaut: El cine según Hitchcock

Cuando se observa atentamente la carrera de Alfred Hitchcock, desde sus películas mudas inglesas hasta sus películas en color de Hollywood, se encuentra la respuesta a algunas de las preguntas que todo cineasta debe plantearse; la primera y principal es: ¿Cómo expresarse de una forma puramente visual?

Este hombre, que ha filmado mejor que nadie el miedo, es a su vez un miedoso, y supongo que su éxito está estrechamente relacionado con este rasgo caracterológico. A todo lo largo de su carrera, Hitchcock ha experimentado la necesidad de protegerse de los actores, de los productores, de los técnicos, porque el más pequeño fallo o el menor capricho de cualquiera de ellos podía comprometer la integridad del film. Para Hitchcock la mejor manera de protegerse era la de llegar a ser el director con el que sueñan todas las estrellas, la de convertirse en su propio productor, la de aprender más sobre la técnica que los mismos técnicos... Aún le faltaba protegerse del público y para ello Hitchcock acometió la tarea de seducirlo aterrorizándole, haciéndole reencontrar todas las emociones fuertes de la niñez, cuando se jugaba al escondite tras los muebles de la casa tranquila, cuando estaban a punto de atraparte en la «gallina ciega», cuando por las noches, en la cama, un juguete olvidado sobre un mueble se convertía en algo inquietante y misterioso. Todo esto nos conduce al suspense que algunos consideran como una forma inferior del espectáculo cuando es, en sí, el espectáculo.

El cine según Hitchcock es un trabajo periodístico que se centra sobre:
  • las circunstancias que rodearon el nacimiento de cada film;
  • la elaboración y construcción del guión;
  • los problemas particulares de la puesta en escena de cada film;
  • la estimación personal del resultado comercial y artístico de cada película respecto a las esperanzas iniciales.
Como dato curioso François Truffaut adaptó a guión Fahrenheit 451 de Ray Bradbury.

En conexiones lentas el archivo podría tardar en abrir

3 comentarios:

Alvaro dijo...

Increible, he estado buscando este libro por un mes, en la gandhi, internet (y obvio que busque mal) y ahora lo encuentro aqui. Genial

Eres un crack Fender.

Saludos man!

Paxton Hernandez dijo...

Ah, qué chingón.

Saludos, don!

Fender Stratokaster dijo...

Un agasajo el intercambio de ideas que se avienta con Truffaut.
Me aventé de nuevo Los Pájaros la experiencia frente al film es otra después de leer el libro. Supongo que lo mismo me sucederá con el resto de su obra.

F.T. Después de haber presentado a simpáticos y dóciles pájaros que arrancan los ojos de los hombres,¡debe hacer usted una historia de flores cuyo perfume envenena a la gente... !
A.H. ¡No, no! Hay que presentar flores que se comen a los hombres.

Jajaja... inche Hitchock.

Disfrutenlo, bros!